Sí, hay infierno . Sí, hay diablo. Sí hay Karma Ver más grande

Sí, hay infierno . Sí, hay diablo. Sí hay Karma

Nuevo producto

Dividido en tres partes bien definidas en el título (Infierno-Diablo-Karma), este libro se convierte en una herramienta muy útil para el investigador Esotérico. No solamente se develan los misterios, sino que además se entregan las claves prácticas para experimentar directamente la realidad de los mismos.

Más detalles

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

12,00 € impuestos inc.

Ficha técnica

Autor del libroSamael Aun Weor
ISBN - EAN9788488625069
ColecciónAnubis
NotaMensaje de Navidad 1973-1974
Nº de páginas280
EncuadernaciónTapas blandas con solapas
Tamaño aprox.22 x 15
IdiomaLibro en español

Más

 Sí, hay infierno . Sí, hay diablo. Sí hay Karma

 

EXTRACTO DEL CAPÍTULO I 

EL INFIERNO

 

P- El Infierno de fuego y llamas del que nos habla la religión católica, en los tiempos actuales ya no lo podemos admitir más que como una superstición religiosa, de acuerdo con los hombres de ciencia. ¿Es esto cierto, Maestro?

Distinguido caballero, permítaseme informarle que cualquier Infierno de tipo religioso, es exclusivamente simbólico.

No está de más en estos instantes recordar el "Infierno de Hielo" de los Nórdicos, el Infierno Chino con todos sus suplicios amarillos, el Infierno Budhista, el Infierno Mahometano o la "Isla Infernal" de los antiguos pobladores del País de Maralpleicie, cuya civilización hoy ya se oculta entre las arenas del desierto de Gobi...

Incuestionablemente, estos variados Infiernos tradicionales alegorizan, en forma enfática, el Reino Mineral Sumergido.

Recuerde usted, buen amigo, que el Dante encontró a su "Infernus" entre las entrañas vivientes de la Tierra. Léase "La Divina Comedia".

P- Maestro, nos habla usted del "Mundo Mineral Sumergido", sin embargo, todas las perforaciones de las compañías mineras, petroleras y de otra índole que se han practicado sobre la costra terrestre, no han mostrado señales de un mundo viviente que pudiera estar siquiera en la primera capa interior de la Tierra. ¿Dónde se encuentra ese Mundo Mineral Sumergido?

R- Gran amigo, permítaseme informarle que el Mundo Tridimensional de Euclides, no es todo.

Ostensiblemente, por encima de este mundo de tres Dimensiones (largo, ancho y alto), existen varias Dimensiones Superiores. Obviamente, de acuerdo con la Ley de los Contrastes, bajo esta Zona Tridimensional, existen también varias Infradimensiones de tipo mineral sumergido.

Es indubitable que los citados Infiernos de tipo Dantesco, corresponden a estas Infradimensiones.

p- Perdonadme Maestro que insista, pero en todos los libros que por mi inquietud he escudriñado, no recuerdo ningún escrito o documento que no solamente no nos hable de esas Infradimensiones, sino cuando menos nos indique cómo pueden descubrirse, por lo tanto, le pregunto que ¿cuál es el objeto de hablar de Infradimensiones, que hasta donde yo he podido comprobar, ningún ser humano ha visto o palpado?

R- Distinguido caballero, su pregunta me parece interesante; empero conviene aclarar que el Movimiento Gnóstico Internacional, tiene sistemas, métodos de experimentación directa, mediante los cuales podemos verificar la cruda realidad de las Infradimensiones de la Naturaleza y del Cosmos.

Nosotros podemos y debemos ubicar a los Nueve Círculos Dantescos, precisamente, bajo la epidermis de la Tierra, dentro del interior del organismo planetario en que vivimos.

Obviamente, los Nueve Círculos citados se corresponden, inteligentemente, con Nueve Infradimensiones Naturales.

Resulta palmario y manifiesto que los "Nueve Cielos" de "La Divina Comedia" del Dante, son Nueve Dimensiones de tipo Superior, íntimamente correlacionadas con las Nueve de tipo Inferior.

Quien haya estudiado alguna vez "La Divina Comedia" desde el punto de vista esotérico, no podrá ignorar la realidad de los Mundos Infiernos...

P- Maestro, ¿qué diferencia básica hay entre los Infiernos del catolicismo con los que considera el Movimiento Gnóstico?

R- Buen amigo, la diferencia entre los Infiernos simbólicos de una y otra religión, es la que puede haber entre bandera y bandera de distintas naciones. Cada país alegoriza su existencia con un pabellón nacional; así también, cada religión, simboliza a los Mundos Infiernos con alguna alegoría de tipo infernal.

Empero Infiernos cristianos, o chinos, o budhistas, etc., etc., todos ellos, en el fondo, no son sino distintos emblemas que corresponden al crudo realismo de los Infiernos Atómicos de la Naturaleza y del Cosmos...