El Collar del Buda Ver más grande

El Collar del Buda

Nuevo producto

Esta Obra, como todas las del Venerable Maestro Samael Aun Weor, desentraña los grandes arcanos que han permanecido ocultos por siglos a los ojos profanos. Se revelan aquí las misteriosas claves de la verdadera realización; es este libro una especie de síntesis sobre los puntos fundamentales de la enseñanza gnóstica y se nos explica el contenido transcendental del Budhismo.

Más detalles

11,00 € impuestos inc.

Ficha técnica

Autor del libroSamael Aun Weor
ISBN - EAN9788488625335
ColecciónOsiris
NotaMensaje de Navidad 1966-1967
Nº de páginas136
EncuadernaciónTapas blandas con solapas
Tamaño aprox.22 x 15
IdiomaLibro en español

Más

Extracto del capítulo II del libro El Collar del Buda -
del V.M. Samael Aun Weor

LA VÍA LÁCTEA

La Navidad es una fiesta solar, una fiesta cósmica inefable que tiene su origen en la noche profunda de los siglos.

El sol físico tridimensional es tan sólo el vehículo de acción del sol espiritual.

El sol físico, el místico, encuentra al sol de la medía noche, a la estrella de Belén, al Cristo Cósmico.

Todas las religiones arcaicas rindieron siempre culto al sol, y hasta el Vaticano está construido en tal forma que sus puertas están abiertas hacia el oriente, hacia donde sale el sol.

Los cristianos primitivos decían siempre con gran devoción: "Nuestro Señor Jesucristo el Sol".

Es admirable cómo se mueve el astro rey entre las innumerables estrellas del espacio infinito y con relación a los mundos más cercanos, lo hace a la velocidad de 20 kilómetros por segundo.

En el centro de la Vía Láctea, el sol gira a una velocidad asombrosa a razón de 270 kilómetros por segundo. En este movimiento arrastra a la tierra y a todo el sistema solar.

La Tierra en la cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro Ser, es algo más que una mole de materia, es fuera de toda duda un organismo viviente sobre cuya epidermis vivimos todos nosotros como simples parásitos.

El camino recorrido por la Tierra en el espacio infinito es muy complicado y difícil.

El planeta Tierra danzando alrededor del sol entre la música de las esferas, viaja realmente a una velocidad vertiginosa girando por el centro de esta formidable galaxia en que vivimos.

La Vía Láctea es realmente tan gigantesca que, aún viajando a 270 kilómetros por segundo, el sol tardará unos 200 millones de años para dar una vuelta completa alrededor de ella.
La Vía Láctea es un organismo cósmico vivo, un cuerpo espiraloide dentro del cual existe nuestro sistema solar.

Toda nebulosa, incluso nuestra Vía Láctea, tiene de hecho y por derecho propio el mismo diseño fundamental.

En toda galaxia se procesan tres fuerzas, la primera es la Centrípeta, la segunda es la Centrífuga, la tercera es la Neutra, que sirve como punto de apoyo y equilibrio.

La fuerza Centrífuga imparte a la nebulosa un movimiento en forma espiral, a semejanza de una tromba en un arenal que imparte movimiento espiral a la columna de polvo que levanta.

La Vía Láctea, con todos sus dieciocho millones de soles e innumerables planetas y lunas, tiene como centro de gravitación el Sol Central Sirio.

Antiguas tradiciones esotéricas afirman que en el Sol Central Sirio existe la Iglesia Trascendida.

Dentro del templo de Sirio pueden los adeptos tener la dicha de encontrarse con los discípulos del Dios Sirio.

Cuando algún adepto intenta pasar más allá de la Vía Láctea, es siempre obligado a regresar a Sirio. A los adeptos del planeta Tierra les está prohibido pasar más allá de Sirio.

Los astrónomos saben muy bien que más allá de la Vía Láctea sólo hay tres galaxias visibles a simple vista, sin ayuda del telescopio. Dos de ellas pueden verse desde el hemisferio sur, son la Gran Nube y la Pequeña Nube de Magallanes, así llamadas en honor del célebre explorador.

Los adeptos de la gran Logia Blanca cuando pasan más allá de Sirio, pueden ver dos órdenes de mundos que centellean maravillosamente con un bello color rosado, en esas dos Galaxias existen otros tipos de leyes cósmicas desconocidas para los habitantes de la Vía Láctea.

En los textos sagrados de la sabiduría oculta existe una máxima que dice: "Donde la luz brilla más claro allá también las tinieblas son más espesas".

En los mundos superiores todo adepto puede verificar que muchas veces, junto a algún templo de luz, existe también por contraste un templo de espantosas tinieblas.

Basados en esta regla podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que el Sol Central Sirio es doble y que su compañero es un mundo gigantesco tenebroso.

De Sirio vienen al planeta Tierra las fuerzas cósmicas que gobiernan al Supra-Cielo, pero de su hermano tenebroso descienden hasta nosotros las fuerzas que gobiernan al Infra-Infierno.

Los astrónomos le dan a Sirio el apodo de Estrella Perro y a su compañero tenebroso el de Cachorro.

Nuestra Galaxia es gigantesca, maravillosa, formidable, nuestra Galaxia mide unos 100.000 años luz de diámetro y quizás unos 10.000 años luz de espesor.

El Sol que nos calienta y nos da vida, nuestro amado Sol, fuente de toda vida, está situado, a unos 3.000 años luz del centro, que lo coloca a un tercio de distancia entre el centro de la Galaxia y uno de sus extremos, parece que está cerca del anillo interior de un brazo espiral y también de un grupo de estrellas muy débiles y lejanas y de otro grupo más cercano al centro.

Existen en el espacio infinito muchos miles y millones de Galaxias, se estima que en un espacio de 250.000.000 de años luz, existen alrededor de 2.000.000.000 de Galaxias, y aún a esta distancia tan tremenda no dan señales de terminar.